Los servicios de emergencia han recuperado los cuerpos del recinto en el que se celebraba un concierto de música electrónica en pleno desierto del Neguev