Todos los sondeos auguran un desastre para socialdemócratas y liberales en las elecciones regionales de este domingo