El mayor operador ferroviario de México detiene 60 trenes de carga que suelen usar los migrantes para llegar de manera irregular a EE UU