La mayoría de los refugiados está en la ciudad de Goris, cerca de la frontera, tras ser «forzados» a abandonar el enclave