Un senador demócrata logra cambiar el código de vestimenta en la cámara, pero se convierte en blanco de los ataques republicanos