Los bomberos tuvieron que hacer agujeros en las paredes del edificio para salvar a una veintena de alumnas de las llamas, cuyo origen se desconoce