La cumbre de Hiroshima persigue mediante embargos privar a Moscú de «tecnología, equipamiento y servicios» de guerra