El grupo de Estados, entre ellos España, aboga por sustituir la norma por una mayoría cualificada que agilice el proceso o la aplicación del método de la «abstención constructiva»