El uruguayo propinó al jugador del Villarreal un puñetazo en el parking, una reacción que justificó en función de unas hipotéticas palabras en el duelo copero de enero sobre su segundo hijo, que espera junto a su pareja tras un embarazo complicado