Una veintena de mujeres operadas de cáncer de mama compiten en remo, la coartada para una mejora física, pero también para aparcar miedos, divertirse y socializar