La tensión se agudiza después de los asaltos de la policía israelí a la mezquita de Al Aqsa en Jerusalén