La estrategia de los socialistas les ha distanciado de las dos ministras de Podemos en el Ejecutivo, Belarra y Montero, que a su vez se han alejado de Díaz y Garzón