El líder del PP defiende que su partido «está mejor que hace un año», tras la crisis que provocó la dimisión de Casado