La loza de hormigón que cubría un pozo de doce metros de profundidad colapsó por el peso de decenas de personas que participaban en la festividad