Un informe crítico con la Policía de Londres pone en duda la capacidad de reforma de una fuerza de seguridad machista, compuesta mayoritariamente por hombres blancos, y en cuyo seno han sido detenidos en el último año dos violadores