Algunos participantes en el encuentro abandonaron la sala con el puño alto entre silbidos contra la primera ministra