El grupo de mercenarios denuncia que el Kremlin bloquea sus comunicaciones para impedir que reclame más municiones