La mayoría de los equipos que juegan los octavos de final de la máxima competición continental llegan a la cita con dinámicas muy negativas