Los cristianodemócratas se imponen con claridad, pero Los Verdes tienen en su mano decidir quién gobierna en el Parlamento regional de la ciudad-estado