El régimen de Daniel Ortega retira también la nacionalidad a los reclusos expulsados al considerarlos «traidores a la patria»