El exportavoz popular en el Parlamento vasco, referente contra ETA, abandonó sus cargos en el partido en 2020 por discrepancias con la dirección de Casado