La reunión de Sánchez y Macron en Barcelona cohesiona al secesionismo, que quiere visualizar que el ‘procés’ no ha acabado