El presidente del Gobierno presume de que a España no se le puede acusar de actuar con «doble vara de medir» en la defensa del Derecho internacional