La Familia Real acude a Lloret de Mar (Girona) pues sigue vetada en la capital gerundense por el indepedentismo