Los socialistas aprovechan el pulso que mantiene el PP con los de Abascal en cinco comunidades para cargar contra su líder