El primer ministro húngaro, a cargo de la presidencia rotatoria del Consejo de la UE, intenta calmar los ánimos en Bruselas tras el malestar generado por su visita al presidente ruso