La primera ministra italiana, que salió reforzada de las elecciones, pretende jugar un papel protagónico en el reparto de cargos en Bruselas