Los sospechosos se encuentran en prisión preventiva por supuestamente vigilar a un ciudadano ucraniano