El presidente del Gobierno se afana en desvincular el reconocimiento de la «singularidad» catalana de las negociaciones por la investidura de Illa