Apoyada en un fútbol afilado y dinámico, con una gran presión alta, la selección de Luis de la Fuente liquida a Croacia con goles de Morata, Fabián y Carvajal en la primera parte