España se hospeda a una distancia media de 600 kilómetros con respecto a donde va a jugar, mientras que sus rivales lo hacen a 78 kilómetros