Se trata de la segunda causa que el expresident tiene en el alto tribunal como supuesto cabecilla de ‘Tsunami Democràtic’, la plataforma tras los graves disturbios de otoño de 2019