Esta normativa fue impulsada en 2018 después de la matanza de medio centenar de personas en un festival en Las Vegas