Las ayudas a Kiev estarían garantizadas con los intereses de los activos rusos congelados en Estados Unidos y Europa