El presidente pisa el acelerador para recuperar la iniciativa con su «paquete de regeneración democrática» presionado por sus socios y en plena polémica por la amnistía y las investigaciones a su mujer y su hermano