El Ejecutivo se escuda en que el órgano presidido por Conde Pumpido «sabe cómo ejecutar sus sentencias» después de que Junts y ERC aceptaran los votos delegados de Puigdemont y Puig