El entrenador malagueño del Barcelona suma ya ocho coronas, dos de ellas como técnico, en la máxima competición europea de clubes de balonmano, un logro que no ha alcanzado nadie