«Su protagonismo ha llegado a datos realmente preocupantes», lamenta el técnico italiano, para quien el equipo nacional «está en el momento más difícil» desde que inició su primera etapa, en 2009