La jueza del ‘caso Brody’ ve indicios de delito en el cobro de cuatro millones de euros al año cuando seguía siendo «jugador activo» del Barça