La decisión de los diputados provoca la indignación y protestas de miles de manifestantes congregados a las puertas de la Cámara