El Barcelona aspira a cerrar una temporada perfecta tras su arrollador dominio en España ante su bestia negra, el Lyon, rey de la Champions