Las últimas tensiones entre el presidente y el técnico terminan con el preparador catalán en la calle, solo un mes después de escenificar su continuidad con elogios y abrazos