Tras convertirse en la primera mujer en liderar un Gobierno en Italia al frente de una coalición conservadora, la política ha ido atemperando tanto sus formas como su fondo