Las víctimas son dos farmacéuticas, madre e hija, y un hombre de 72 años que viajaban junto a otras tres mujeres catalanas