El presidente estadounidense invoca el privilegio ejecutivo para evitar que llegue al Congreso la grabación de su interrogatorio por el fiscal