Las autoridades habían declarado ya el toque de queda tras registrarse tres muertos y cientos de heridos en las protestas, en las que se han levantado barricadas en la capital, prendido fuego a negocios y asaltado con hachas una comisaría