Con un gran Courtois en la portería, otra versión estelar de Vinicius y los titulares, el campeón se recrea y endosa una manita al Alavés