«Me quieren callar», denunció Alessandra Rojo de la Vega. Desde septiembre han sido asesinados 25 aspirantes a algún cargo