El país más poblado de África ha ganado importancia en el mercado mundial del narcotráfico al convertirse en una base logística para el transporte de cocaína y heroína entre continentes