El equipo de Arteta no puede fallar si quiere mantener el pulso a los de Guardiola, que tienen que jugar un partido más